Caja valenciana

Hoy os queremos enseñar uno de nuestros ejemplos de packaging, uno muy diferente y especial que hemos entregado hace poquito, ¡un packaging fallero!

Nosotros somos fotógrafos de bodas, pero en marzo siempre hacemos una pequeña pausa y nos dedicamos a nuestras queridas fallas, que al vivir en Valencia las tenemos muy presentes. Y en este caso, las falleras mayores Amparo y María (fallera mayor infantil) han podido disfrutar de este packaging donde les hemos entregado todo su reportaje fotográfico.

Por si no lo sabéis, nosotros personalizamos cada trabajo que entregamos a cada pareja, haciendo que ese trabajo sea especial y único para ellos. Y no solo lo hacemos con los reportajes de boda, sino con cada reportaje fotográfico que nos encargan, dedicándole mucho tiempo y mimo a cada detalle. Así que hoy os queremos explicar cómo hemos hecho este packaging tan fallero.

Lo primero de todo, es pensar en qué estilo de caja pondremos todo el trabajo, una caja con personalidad y que muestre el carácter de lo que va a ser todo el reportaje fotográfico. Así que nuestra caja fue una con estilo tradicional de madera, simulando las que se usaban antiguamente para llevar las naranjas. Una caja muy valenciana. Después pensamos en la cajita para el pendrive, siguiendo la misma línea que antes, escogimos una cajita tradicional muy pequeña de madera con la tapa de cristal, así se vería el interior sin tener que abrirla. Carla escribió en el cristal, el principio de la letra del himno de Valencia: Per a ofrenar… Para darle un toque de personalidad a la cajita.

Luego hicimos una lluvia de ideas de productos que consideramos muy valencianos, y de ahí escogimos nuestros tres ingredientes para hacer este delicioso packaging: arroz, naranjas y romero. El arroz, qué sería de Valencia sin su paella valenciana, ay ay ay ¡qué hambre nos está entrando! Pusimos en el packaging un saquito de arroz ¡y de color naranja! Las naranjas porque es la fruta de la terreta, y las pusimos con una pequeña rama de naranjo para darles todo ese ambiente y naturalidad. Y el romero, con ese aroma tan característico, es el gran toque que se le da a nuestra paella. No nos era suficiente con un ramito así que les quisimos entregar a Amparo y María toda una planta de romero para que no les faltase en todo el año. Y con su macetero incluido, que no sabéis cómo nos costó decidir el color del macetero. En principio de color naranja porque es el color que nos viene a la mente cuando pensamos en Valencia y sus fallas, luego pensamos en el morado porque hace un bonito contraste con las naranjas y el verde del romero. Pero al final nos decantamos por el plateado metálico, porque es un tono neutro y no queríamos quitarle protagonismo al resto de cosas que incluía el packaging. Hicimos pruebas y todo, ¿vosotros cuál hubieseis escogido?

 

 

Una vez todo colocadito en la caja de madera, añadimos a esta un nudo con la tela de la senyera, para así personalizar un poco más esta caja valenciana. Y este es el resultado final:

 

 

Podéis ver más fotos de este packaging en nuestra galería, donde también hay otros ejemplos nuestros que entregamos.

¿Aún no tenéis quién os haga vuestro reportaje? ¿Queréis que seamos vuestros fotógrafos? Simplemente haced click en este botón y escribidnos:

¡QUEREMOS QUE SEÁIS NUESTROS FOTÓGRAFOS!